Emprendedores: Técnicas que aumentan tu productividad

Emprendedores: Técnicas que aumentan tu productividad

Emprender es una  de las recomendaciones más escuchadas en España desde que empezó la crisis. La dificultad de conseguir emplearse por cuenta ajena, es directamente proporcional a la necesidad de pensar en algo que te permita iniciar un negocio o empresa y conseguir de esa manera, obtener los beneficios económicos y de satisfacción personal necesarios para subsistir y desarrollarte como profesional.

Posiblemente tú ya te has lanzado,  y por ende formas parte de los miles de emprendedores que hoy integran esta gran red empresarial y de negocios en nuestro país conocida como los “trabajadores por cuenta propia”, “autónomos” o “Sociedad”. Si es así, ya sabrás mucho de lo que encierra este mundillo, y lo importante que es mantener la constancia y la perseverancia, para que el éxito en los objetivos propuestos aflore y se instale en todo lo que hacemos para nuestra empresa o marca personal. También sabrás lo importante que es para conseguir las metas propuestas, una palabra que por conocida, no deja de ser importante y determinante en esta tarea: nos referimos a la productividad.

En YoMobil creemos que es importante, dominar, buscar e impulsar la productividad, deberías conocer como emprendedor, algunas técnicas necesarias para que puedas aumentarla y conseguir con ello alcanzar el éxito en las tareas y objetivos propuestos.

¿Qué es la productividad?

Empezamos definiendo este concepto. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) Productividad es: “calidad de productivo” y en economía Productivo es: algo o alguien que arroja un resultado favorable de valor entre los costes y los precios. Siendo así si quieres alcanzar un “resultado favorable de valor” para tu empresa o marca personal debes:

  1. Tomar una pausa: El tomar un descanso en medio del trabajo agotador por conseguir las metas de tu empresa, es sin duda una solución tan obvia como eficaz. Despejar la mente además de aclarar tus ideas, tiene el valor añadido de que aumenta tu creatividad y te prepara para que justo en esos momentos en que descansas, surjan nuevas ideas que puedes implementar en tu negocio. Si trabajas sin parar y sin tomar descansos cortos durante el día (20 minutos) , o largos (pequeños períodos de vacaciones), es muy probable que tu cerebro termine empantanado y no dé lugar a que pueda salir esa brillante idea que marcará un antes y un después en tu empresa.
  2. Pensar en tus clientes. Es muy importante que muy a menudo saques la cabeza de tu ordenador y te tomes un tiempo para pensar en tus clientes, para interactuar con ellos, conocer sus opiniones sobre tu marca, etc. Poder recibir la sonrisa de satisfacción de un cliente que ha quedado a gusto con el servicio que le has  dado tú o algún empleado, es algo que vale mucho más que cualquier campaña de publicidad por más costosa que ésta sea. Bájate un poco de lo alto de la escalera empresarial dónde estás y ponte en el lugar de tus clientes potenciales. Piensa qué cosas, si fueras ellos, te gustaría que tu marca hiciese por ti y te ofreciese. Haciendo esto será muy difícil que no veas los resultados positivos de la productividad.
  3. Fijar la mirada en tu equipo de trabajo. Es muy importante que escuches a tus trabajadores, a tus socios. Ellos también tienen mucho qué decir en el éxito de la empresa. Por otro lado, el ver el entusiasmo que manifiesta tu equipo al realizar su labor, puede darte a ti ese empujón que necesitas para salir del atasco en que te encuentras a veces, mientras intentas sacar tu negocio a flote.
  4. Hablar con tus iguales.  El que de vez en cuando quedes con colegas que están desarrollando la misma idea de negocio que tú, o bien que se han lanzado a emprender como lo has hecho tú, puede ayudarte a darte cuenta de que las subidas y bajadas que ves en tu empresa o trabajo, son también habituales en las de tus colegas. En pocas palabras, no estás solo en el barco. Es muy posible que cuando escuches cómo ellos cuentan la forma en que han podido superar alguna crisis o problema que se le ha presentado en sus negocios,  tú encuentres la solución que necesitabas para salir de la tuya. También te contagiarás de la pasión que otros ponen en su trabajo y en sacar adelante su empresa.
  5. Organizarte. Parar un momento cada inicio de la jornada laboral y hacer una lista en orden de prioridad, de las cosas que tienes que llevar a cabo en el día, de cada uno de los planes que hay que ejecutar, las llamadas que hay que hacer, los contactos que hay que visitar, etc., es algo que aumenta considerablemente tu productividad, siendo los resultados positivos de esta tarea, muy notorios y satisfactorios.
  6. Hacer algo nuevo: A veces la falta de motivación y de productividad se da porque el emprendedor cae en una rutina y aburrimiento insostenibles ni siquiera por sí mismo, cuanto menos por los que le rodean. Hay que salir de la rutina, abandonar la zona de confort personal,  y lanzarte nuevos retos dará un gran empujón a la productividad de tu marca. No dejes de probarlo.
  7. Continuar hacia adelante. Si todo lo anterior falla, hay algo que debería ser suficiente para que tu productividad y motivación para seguir hacia delante se mantengan, esto es: Debes decirte a ti mismo, que estar estancado y desmotivado no es una opción que te debes permitir. Recuerda que en esto de emprender y montarse por cuenta propia cada minuto y cada día cuentan, tú has elegido este negocio y sólo tú tienes las herramientas para mantenerlo funcionando pase lo que pase.

Podemos resumir todo lo presentado diciéndote que:

La perseverancia y la creatividad son básicas  en esto de emprender, y justamente es lo que hace la diferencia entre los que llegan y los que se quedan en el camino.

Y tú, ¿Qué decides? ¿Sigues adelante o tiras la toalla?

Nos interesa tu opinión

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR